Cómo escribir una política de calidad bajo la Norma ISO 9001:2015.

A continuación, encontrarás una guía detallada de cómo escribir una política de calidad bajo la Norma ISO 9001:2015.

¿Qué es una política de calidad?

Una política de calidad es un documento fundamental que establece la dirección y los objetivos de una organización en relación con la calidad. Es una declaración escrita que describe cómo la organización aborda la calidad y cómo se compromete a cumplir con los requisitos de sus clientes y partes interesadas.

La política de calidad debe ser coherente con los valores y la cultura de la organización. Debe estar disponible y comunicarse a todos los empleados, así como a las partes interesadas externas. Además, debe ser revisada y actualizada regularmente para garantizar que sigue siendo relevante y efectiva.

Requisitos de la Norma ISO 9001:2015

La Norma ISO 9001:2015 es un estándar internacional que establece los requisitos para un sistema de gestión de calidad (SGC). La política de calidad es uno de los requisitos de esta norma, y se establece en la sección 5.2.1.

La norma establece que la política de calidad debe:

  • Ser apropiada para la organización
  • Incluir un compromiso para cumplir con los requisitos de los clientes y partes interesadas
  • Proporcionar una base para establecer y revisar los objetivos de calidad
  • Estar comunicada y entendida por todos los empleados
  • Estar revisada para su continua adecuación
Pasos para escribir una política de calidad

Ahora que sabemos qué es una política de calidad y qué requisitos debe cumplir según la Norma ISO 9001:2015, podemos pasar a los pasos para escribir una política de calidad efectiva:

1. Identificar los valores y la cultura de la organización

Antes de escribir una política de calidad, es importante comprender los valores y la cultura de la organización. Esto permitirá que la política de calidad refleje la visión y la misión de la organización.

Para identificar los valores y la cultura de la organización, es recomendable realizar una revisión de los documentos de la organización, como la visión y la misión, los valores fundamentales, las políticas y los procedimientos existentes. También puede ser útil hablar con los líderes de la organización y los empleados para obtener una comprensión más profunda de la cultura de la organización.

2. Identificar los requisitos de los clientes y partes interesadas

La política de calidad debe estar en línea con los requisitos de los clientes y partes interesadas. Por lo tanto, es necesario identificar estos requisitos para que la política de calidad pueda cumplir con ellos.

Para identificar los requisitos de los clientes y partes interesadas, es necesario realizar una revisión de los requisitos contractuales, las quejas y los comentarios de los clientes, y los requisitos legales y reglamentarios aplicables. También es importante tener en cuenta las expectativas de las partes interesadas, como los proveedores y los empleados.

3. Establecer los objetivos de calidad

La política de calidad debe proporcionar una base para establecer y revisar los objetivos de calidad. Por lo tanto, es necesario establecer objetivos de calidad que sean coherentes con la política de calidad y que permitan a la organización cumplir con los requisitos de los clientes y partes interesadas.

Para establecer los objetivos de calidad, es recomendable utilizar el método SMART, que significa específico, medible, alcanzable, relevante y con plazo. Los objetivos deben ser específicos y claramente definidos, medibles para poder evaluar su cumplimiento, alcanzables pero también desafiantes, relevantes para la política de calidad y con un plazo para su cumplimiento.

4. Escribir la política de calidad

Con los valores y la cultura de la organización, los requisitos de los clientes y partes interesadas y los objetivos de calidad establecidos, es hora de escribir la política de calidad.

La política de calidad debe ser concisa, clara y fácil de entender. Debe incluir el compromiso de la organización para cumplir con los requisitos de los clientes y partes interesadas y establecer objetivos de calidad. También debe ser coherente con los valores y la cultura de la organización.

Aquí hay un ejemplo de una política de calidad:

“[Nombre de la organización] está comprometida con la satisfacción de sus clientes y partes interesadas a través de la implementación y mejora continua de un sistema de gestión de calidad efectivo. Nos comprometemos a cumplir con los requisitos de los clientes y partes interesadas y establecer objetivos de calidad medibles y desafiantes. Nos comprometemos a involucrar a todos los empleados en la mejora continua del sistema de gestión de calidad y en el logro de nuestros objetivos de calidad.”

5. Comunicar la política de calidad

Una vez escrita la política de calidad, es importante comunicarla a todos los empleados y partes interesadas relevantes. Esto garantizará que todos comprendan el compromiso de la organización con la calidad y puedan trabajar juntos para lograr los objetivos de calidad establecidos.

La comunicación puede incluir una reunión para presentar la política de calidad, un correo electrónico a todos los empleados y partes interesadas, o la publicación de la política de calidad en el sitio web de la organización.

6. Revisar y actualizar la política de calidad

La política de calidad debe ser revisada regularmente para garantizar que sigue siendo relevante y efectiva. Debe ser actualizada para reflejar los cambios en los valores y la cultura de la organización, los requisitos de los clientes y partes interesadas, y los objetivos de calidad establecidos.

La revisión puede ser realizada por la alta dirección de la organización o por un equipo designado para este propósito.

Conclusiones

Una política de calidad efectiva es fundamental para un sistema de gestión de calidad efectivo según la Norma ISO 9001:2015. Es importante que la política de calidad refleje los valores y la cultura de la organización, cumpla con los requisitos de los clientes y partes interesadas y establezca objetivos de calidad medibles y desafiantes. Además, la política de calidad debe ser comunicada a todos los empleados y partes interesadas relevantes y revisada regularmente para garantizar su adecuación continua.